Archivo de la etiqueta: 1984

Imagen de El Jardín fiesta años 80

La BSO de nuestra vida: La Serie

Hace ya unos meses que comenzamos a publicar una serie de entradas llamadas La BSO de nuestra vida. ¿A qué llamamos la banda sonora de nuestra vida? Pues a esos grupos o artistas que, queramos o no, nos han acompañado a lo largo de varios discos/años. Puede que la primera vez que los escuchamos fuéramos simples criaturas, puede que adolescentes enrabietadas, puede que nos los hayan machacado en los bares por los que salíamos, puede que se nos metiera en la cabeza y aún no haya salido, puede que nos produjera una emoción irrefrenable… pero ahí han estado disco tras disco.

Hasta ahora hemos hablado de U2, Madonna, Radio Futura, etc. … pero hay muchos más. Y como afortunadamente, nuestra vida no ha terminado, sigue habiendo grupos que siguen dejando huella, artistas que acabamos de descubrir y no nos los quitamos del Spotify, y otros por los que nos morimos por ver en directo. Seguiremos sintiendo y escribiendo sobre ellos para saber si tú sientes lo mismo al recordar, escuchar o conocer. Porque no hay una Máquina del Tiempo mejor que la música.

Aquí va un recopilatorio de las entradas:

La BSO de nuestra vida: U2

 

La BSO de nuestra vida: Spandau Ballet

 

La BSO de nuestra vida: Madonna

 

LA BSO de nuestra vida: Dolores O´Riordan

La BSO de nuestra vida: Radio Futura

Imagen del grupo Radio Futura

La BSO de nuestra vida: Radio Futura

Hoy hablamos de Radio Futura y, por extensión, Juan Perro.

Radio Futura como tal empezó su actividad en 1979-80 y se disolvió en 1992. ¡Quién lo diría! Los ecos de su música siguen sonando hoy en día gracias a su gran aportación a nuestra historia musical como a Santiago Auserón, cuya voz sigue sonando a través de Juan Perro. Hoy en día, a Santiago le interesan más los ritmos latinos y africanos, pero en su inicio como Radio Futura era un grupo ecléctico, en medio del punk, glam, pop y la movida madrileña… El resultado fue un sonido único, personal, muy basado en la guitarra eléctrica y la voz llena de matices de Santiago.

Ya que el grupo ha rechazado Música Moderna como propio, diremos que su primer disco fue La Ley del Desierto. De hecho, toda la leyenda de Radio Futura se cimenta en sólo 3 discos: el nombrado La Ley del Desierto (1984), De un País en Llamas (1985) y la Canción de Juan Perro (1987). A partir de ahí, se olvidan de la oscuridad y se centran en un rock más latino, más luminoso, con mucho éxito de crítica y público, y con poco interés por mi parte. Pasan del blanco y negro al color. Vaya…

El relato de sus temas nos lleva a historias que podrían convertirse en películas. De hecho, algunas siempre me han evocado a películas. Como ejemplo Haddaly: ¡cómo no ver en ella a la replicante Rachel de Blade Runner! Una vez que oigáis la canción no os la podréis quitar de la cabeza. O El Nadador evoca perfectamente a la película con el mismo nombre interpretada por Burt Lancaster en 1968. O también en Oscuro Affaire ¿cómo no ver una trama de las películas de Alfred Hichcock, especialmente a Cary Grant con su perfecto traje? La clara referencia de La Ley a los westerns o La Secta del Mar a las películas de monstruos de los años 30-40 como las de Ed Wood.  El videoclip Lluvia del Porvenir podría hacerse con las imágenes de Excalibur y en cuanto a la literatura, la letra Annabel Lee está basado en un poema de Edgar Allan Poe.

Yo lo veo claro, vamos. Podría seguir pero yo creo que con estos ejemplos me he explicado.

Repasando los tres discos nombrados, me ha sorprendido el tema La Cuidad Interior. Recuerdo haber escuchado este tema de pequeña (1985) y me produjo pesadillas. Su estribillo dice:

– “Perdona

– No tiene importancia

– Te he clavado mi navaja

– Estoy acostumbrado a morir”

Claro, hoy en día no te impacta tanto, pero de pequeña no entendía cómo alguien querría cantar este tema. Desde luego sus letras siempre son interesantes, sorprendentes, hablando de mundos oníricos o mero declamante de la realidad que percibe. Un estímulo para el cerebro, un puñetazo o un susurro, envuelto en la vmalhumorada belleza de su cantante.

Recordamos la entrada que publicamos hace algún tiempo con el vídeo de Annabel Lee, que siempre es una delicia de escuchar, música y letra.

Radio Futura. 1987, Annabel Lee.

Imagen de Madonna

La BSO de nuestra vida: Madonna

Hablar de las canciones que nos han marcado en nuestra vida (al menos a mi) y no hablar de Madonna sería incongruente. A mis 14 años quería ser como ella, mejor dicho, quería ser ella. Cuando apenas llevaba sujetador, quería ponérmelo de encaje negro y con una camiseta de blonda blanca, pitillos negros, cruces, pelo frito, labios rojos… quería correr antes de andar. Menos mal que mi madre tenía el sentido común que me faltaba a mi entonces.

Tenía toda la puerta de mi habitación llena de posters y fotos suyas extraídas de la SuperPop. Tenía la carpeta de clase forrada con su imagen. Tenía todos sus temas dando vueltas en mi cabeza continuamente. Es más, a los 12 ó 13 años, fue la primera música adulta que escuché sin la influencia del tocadiscos de mi padre. No abandoné la música infantil del todo, pero con lo que ahorré de mi paga para chuches me fui a una tienda de música y compré mi primera cinta de música pop. Era, por supuesto ,“Like a Virgin”. Durante mucho tiempo fue mi gran tesoro y aún la conservo.

Por la tele dieron el concierto Madonna en Turín. Lo grabé con mi VHS y lo visioné tantas veces que era la sensación entre mis amigas cuando me pedían que les reprodujera alguna de las coreografías en las merendolas de cumpleaños. Yo vivía Madonna. Ellas todavía lo recuerdan.

Luego cambió su imagen a rubia platino, más cercana a Marilyn Monroe, con la publicación de “True Blue” y eso supuso el principio del fin para mí. Todavía seguí siendo su fan mucho tiempo pero eso y mi propio proceso de maduración hizo que poco a poco fuera bajando en la escala de mis prioridades vitales.

Hoy queda poco de esa admiración. Ya es un símbolo demasiado manido, hasta pasado de moda y ya no me interesa más que en lo anecdótico, pero recuerdo esa época de mi vida con viveza, con una pasión que después he repetido pocas veces con otros ídolos que no se lo merecían. Pero Madonna siempre estará ligada a mi adolescencia y mis ganas de crecer demasiado deprisa. Lo que no pensé entonces es que eso ya no tenía vuelta atrás.

Como recuerdo, y tras este nostálgico suspiro, la película más icónica de su incursión cinematográfica: “Buscando a Susan desesperadamente”. Fue un pelotazo en su momento aunque casi nadie pueda decirte de qué iba. Lo mejor, claro, era su banda sonora y sobre todo el tema “Into the Groove”. Sigue siendo un temazo llenapistas.

Anabelj
TodoMúsicayMás

Retrocedemos las agujas del tiempo 33 años.
Into the Groove, 1984. Like a Virgin

Pet Shop Boys. Please, 1985. West End Girls.

El tema “West End Girls” del dúo británico Pet Sop Boys fue su carta de presentación y primer adelanto de su primer LP “Please”. La letra está basada en el poema “The Waste Land” (“La Tierra Baldía”) de T.S. Eliot. Fue tal la aceptación del público que el tema llegó al primer lugar de las listas en 9 países, Reino Unido y EE.UU. incluidos.

Y la conmoción no ocurrió sólo en 1985, sigue siendo uno de los temas más recordados del dúo y de la década de los 80. Recientemente «West End Girls» fue elegida por una encuesta telefónica de la BBC como la mejor canción de la década entre 1984 y 1994. Tal fue el éxito de la canción en su época, que sirvió para que obtuvieran sus primeros premios a nivel global.

Retrocedemos las agujas del tiempo 29 años.

Anabel Junco – TodoMúsicayMás