Imagen de Ilegales en concierto

Ilegales: A pesar de que son tiempos nuevos, siguen siendo salvajes. Crónica.

Si el concierto del día anterior fue relajado, íntimo, emocional, tranquilo… con Ilegales sabíamos que eso no iba a pasar. Pero no nos imaginábamos cómo se podría afrontar un concierto punk-rock desde una silla, con la mascarilla puesta y en completa quietud como si estuviéramos en misa. El resultado fue de lo más interesante y, como adelanto decir, que Ilegales nunca defrauda.

Este ya es nuestro tercer concierto del grupo asturiano desde su regreso triunfal. El primero fue en el festival Derrame Rock en Gijón y el segundo una actuación en el Kafe Antzokia de Bilbao. Decir que siempre que nos surja, acudiremos a un concierto porque merece la pena. Por Jorge Ilegal no pasan los años, el tío sigue tocando y cantando como en cualquier actuación de los 80. Ahora se ha vuelto un poco más filosófico y nos suelta algunas perlas de vez en cuando como cuando empezó a llover y dijo que “no le importaba porque es un guitarrista acuático, y nosotros también somos un público acuático”. A fe que lo somos porque allí cayó una lluvia de justicia.

Seguir leyendo Ilegales: A pesar de que son tiempos nuevos, siguen siendo salvajes. Crónica.
Shinova en Gijón

Crónica de Shinova en el Metrópoli Gijón, derrochando emoción

Todos los veranos, aprovechando que nos desplazamos por vacaciones, optamos por ampliar nuestra geografía musical y enterarnos de conciertos o festivales interesantes que pueda haber en nuestro entorno. El año pasado os hablamos del festival Las Músicas de Avilés, extraordinario concierto de Ángel Stanich y sobre todo, Love of Lesbian. Este año también teníamos previsto asistir, si nos cuadraban fechas, pero (ya sabéis lo que vamos a decir) el coronavirus ha hecho acto de presencia, y lo ha mandado todo al traste. Mucho nos temíamos que este año nos quedábamos sin conciertos, pero el Metrópoli Gijón y otros osados promotores, han decidido reinventarse antes que suspender.

Seguir leyendo Crónica de Shinova en el Metrópoli Gijón, derrochando emoción
Imagen del grupo Radio Futura

La BSO de nuestra vida: Radio Futura

Hoy hablamos de Radio Futura y, por extensión, Juan Perro.

Radio Futura como tal empezó su actividad en 1979-80 y se disolvió en 1992. ¡Quién lo diría! Los ecos de su música siguen sonando hoy en día gracias a su gran aportación a nuestra historia musical como a Santiago Auserón, cuya voz sigue sonando a través de Juan Perro. Hoy en día, a Santiago le interesan más los ritmos latinos y africanos, pero en su inicio como Radio Futura era un grupo ecléctico, en medio del punk, glam, pop y la movida madrileña… El resultado fue un sonido único, personal, muy basado en la guitarra eléctrica y la voz llena de matices de Santiago.

Ya que el grupo ha rechazado Música Moderna como propio, diremos que su primer disco fue La Ley del Desierto. De hecho, toda la leyenda de Radio Futura se cimenta en sólo 3 discos: el nombrado La Ley del Desierto (1984), De un País en Llamas (1985) y la Canción de Juan Perro (1987). A partir de ahí, se olvidan de la oscuridad y se centran en un rock más latino, más luminoso, con mucho éxito de crítica y público, y con poco interés por mi parte. Pasan del blanco y negro al color. Vaya…

El relato de sus temas nos lleva a historias que podrían convertirse en películas. De hecho, algunas siempre me han evocado a películas. Como ejemplo Haddaly: ¡cómo no ver en ella a la replicante Rachel de Blade Runner! Una vez que oigáis la canción no os la podréis quitar de la cabeza. O El Nadador evoca perfectamente a la película con el mismo nombre interpretada por Burt Lancaster en 1968. O también en Oscuro Affaire ¿cómo no ver una trama de las películas de Alfred Hichcock, especialmente a Cary Grant con su perfecto traje? La clara referencia de La Ley a los westerns o La Secta del Mar a las películas de monstruos de los años 30-40 como las de Ed Wood.  El videoclip Lluvia del Porvenir podría hacerse con las imágenes de Excalibur y en cuanto a la literatura, la letra Annabel Lee está basado en un poema de Edgar Allan Poe.

Yo lo veo claro, vamos. Podría seguir pero yo creo que con estos ejemplos me he explicado.

Repasando los tres discos nombrados, me ha sorprendido el tema La Cuidad Interior. Recuerdo haber escuchado este tema de pequeña (1985) y me produjo pesadillas. Su estribillo dice:

– “Perdona

– No tiene importancia

– Te he clavado mi navaja

– Estoy acostumbrado a morir”

Claro, hoy en día no te impacta tanto, pero de pequeña no entendía cómo alguien querría cantar este tema. Desde luego sus letras siempre son interesantes, sorprendentes, hablando de mundos oníricos o mero declamante de la realidad que percibe. Un estímulo para el cerebro, un puñetazo o un susurro, envuelto en la vmalhumorada belleza de su cantante.

Recordamos la entrada que publicamos hace algún tiempo con el vídeo de Annabel Lee, que siempre es una delicia de escuchar, música y letra.

Radio Futura. 1987, Annabel Lee.

Imagen de Los Flechazos

La BSO de nuestra vida: Los Flechazos

Debido a la repercusión que ha tenido la entrada sobre Radio Futura, hemos decidido hacer algunas entradas más dedicadas a los grupos españoles que sonaron en la banda sonora de nuestra vida, que nos acompañaron a lo largo del tiempo, o como en este caso, con especial intensidad. Hoy hablamos de Los Flechazos.

Para poner un poco de historia, diremos que la actividad del grupo leonés se llevó a cabo entre 1987 y 1998. Su estilo era el pop sesentero de influencia británica, con lo cual podemos pensar que eran anacrónicos. Nada de eso. Su éxito en parte se debe al auge del revival de los 60 tanto en moda como en música, y que sus temas eran una inyección de energía. En este auge, coincidieron con grupos como Los Elegantes o Brighton 64.
Publicaron 8 álbumes del cual el más conocido fue “Viviendo en la era pop”.

A mi me pilló la ola de los 60 en el mejor sitio donde me podía pillar, aparte de Londres: en la facultad de Bellas Artes. Todo lo sixty era fabuloso! Y si era original más!!! Y si lo parecía también! Fui a ver al grupo a la discoteca Gwendoline de Algorta. Menuda fiesta se montó! La discoteca ya no existe y en aquel momento era una reminiscencia de los años 80. Parecía que podías ver a Donna Summer caminando entre sus columnas brillantes. A pesar de su decoración ochentera, se convirtió en una parada obligatoria de los conciertos indies del momento. Era un honor actuar allí y la oferta era deliciosa.

Pues uno de los momentos cúlmenes fue el concierto de Los Flechazos. Los de Alejandro Díez y Elena Iglesias dieron un concierto memorable, a la medida del enloquecido público de reminiscencia sesentera para quien Los Flechazos era lo más! No paramos de bailar en toda la actuación y flipamos mucho con cada tema. Nos los sabíamos todos: Viviendo en la era pop, La chica de Mel, Suzette, No sabes bailar, A toda velocidad, La reina del muelle, El hombre que confundía los sentidos, Luces rojas, Ella me hace enloquecer…

Durante aquel tiempo quería vivir dentro de un tema de Los Flechazos, quería ser una chica de cardado y maquillaje excesivo, quería ser Barbarella… Finalmente la realidad se impuso como siempre hace. El día a día se llevó la pasión pero quedó el amor. Amor a Los Flechazos, al colorido de los años 60, a la felicidad que aparentaba esa década y sobre todo al sentimiento de amor y buen rollo que se generó allí, que revivíamos cada vez que oíamos sus canciones y a la felicidad que siento cada vez que lo oigo hoy en día en cualquier momento.
Flechazos, os debía esta declaración de amor y agradecimiento porque vuestra música es un oasis de felicidad en la memoria y una auténtica máquina del tiempo que me lleva de nuevo a aquel concierto único celebrado en la discoteca Gwendoline.

Este es el vídeo del tema más emblematico del grupo. Viviendo en la era pop, 1988.

Post scriptum: Como comentaristas musicales, a parte de su etapa de los Flechazos, a Alejandro Díez y Elena Iglesias debemos agradecer la fundación del festival Purple Weekend. Desde hace unos años Elena continúa con la dirección de este fabuloso festival, mientras Alejandro ha formado una banda llamada Cooper.

Imagen: Elefant Records

Imagen actual de Duran Duran

La BSO de nuestra vida: Duran Duran

Como he dicho en entradas anteriores, Duran Duran fue uno de mis grupos de adolescencia (una tiene ya una edad, lo reconozco…) junto con Spandau Ballet y A-HA. Sus pelos cardados al máximo, sus telas brillantes, sus pintalabios rosas, y la pose rompecorazones de John Taylor me podía. Creo que me gustaba más su estética que su música, porque pasado el tiempo me olvidé completamente de ellos. Como siempre, una campaña publicitaria los violvió a poner en mi órbita. Fue con una versión del tema “Girls on film” para una marca de moda. Acudí a San Spotify para desempolvar sus temas más conocidos y ahí aparecieron Hungry like a wolf, Ordinary World, Come Undone (de sus mejores temas), Save a Prayer y Wild Boys, entre muchas. Incluso hicieron uno de los temas más conocido de James Bond, A View to a Kill, para la película homónima. Resulta que Simon le Bon no sólo era una cara bonita, sino que también cantaba bastante bien. Sus capacidades vocales brillan en el vídeo que hoy traemos, la ya citada “Wild Boys”. No hay que perderse tampoco el videoclip de este tema. He leído que son un grupo referente en videoclips, que la cadena MTV empezó su andadura paralela a la del grupo británico y ambos crecieron juntos: la cadena con sus deseados vídeos y el grupo con la publicidad que les daba la televisión. Supieron como nadie crear una estética glamourosa ochentera que ha sentado precedente en muchos otros grupos y también en el mundo de la publicidad.

El grupo sigue activo prácticamente con su formación original y hay varios conciertos programados en su página web. Son los Rollin Stones del pop. En España la última vez que los vimos fue en el Sónar de 2015.

Hoy destacamos el vídeoclip del tema Wild Boys, que representa un escenario post-apocalíptico al estilo de Mad Max, con cabezas robóticas, pantallas de tubo y aborígenes, una visión que se tenía en aquella época del futuro. Y a parte del artificio estético, el ejercicio vocal de Simon le Bon y sus agudos sostenidos, es digno de mención. Imagino que acabó agotado después de este difícil tema. Disfrútalo.

Retrocedemos las agujas del tiempo 35 años.

Duran Duran, Wild Boys, 1984, Arena.

Imagen de Stevie Nicks

Stevie Nicks. Bella Donna, 1981. Edge of Seventeen

Bella Donna, 1981.

Trasteando por Facebook, sigo a una cuenta llamada Cultura Inquieta. Es maravillosa. Un buen día proponen una playlist de Spotify llamada «Las chicas son guerreras», en la que todos los temas son de mujeres o bandas lideradas por mujeres en el rock. Me la guardo en mi cuenta de Spotify y como segundo o tercer tema aparece esta maravilla creada por Stevie Nicks hace unos cuantos añitos. Me flagelo preguntándome como en todo este tiempo he podido no acordarme de Stevie Nicks y Fleetwood Mac, una de las bandas que más me gustó en mis 20 años. Y Stevie Nicks me emocionaba especialmente.

Para poder resarcirme, he decidido crear este post con el tema de Stevie Nicks que para quien no la conozca, pueda flipar con ella, su voz y su fuerza.

Retrocedemos las agujas del tiempo 38 años.

Imagen de Second

Second. 2502. Montaña Rusa, 2015.

Hoy hablamos de un grupo del indie histórico, de los que nos gustan en todomusicaymas.es como Niños Mutantes o Love of Lesbian, los que ya han pasado la barrera de la timidez escénica y han definido perfectamente su sonido. Second se formó allá por 1997 y no sacaron su primer disco hasta el 2000 (Private Life). En aquel entonces, preferían componer en inglés.

Hoy en día, después de 9 discos e infinidad de actuaciones, el grupo se encuentra en su mejor momento, en la cúspide en la que se venden todas las entradas de las salas que los programan. Desde todomusicaymas.es queremos decir que estábamos esperando a que se anunciara que nos visitan. Y por fin se ha producido. El febrero disfrutaremos de “Anillos y Raíces” (ver gira completa aquí) y de todo su bagaje anterior, de la fabulosa voz de Sean Frutos y de la emoción sintética que su música proyecta. Y lo contaremos en esta misma web.

Seguir leyendo Second. 2502. Montaña Rusa, 2015.