Newsletter subscribe

La Máquina del Tiempo

La BSO de nuestra vida: Madonna

Imagen de Madonna
Posted: 14 septiembre, 2017 a las 11:30   /   by   /   comments (0)

Hablar de las canciones que nos han marcado en nuestra vida (al menos a mi) y no hablar de Madonna sería incongruente. A mis 14 años quería ser como ella, mejor dicho, quería ser ella. Cuando apenas llevaba sujetador, quería ponérmelo de encaje negro y con una camiseta de blonda blanca, pitillos negros, cruces, pelo frito, labios rojos… quería correr antes de andar. Menos mal que mi madre tenía el sentido común que me faltaba a mi entonces.

Tenía toda la puerta de mi habitación llena de posters y fotos suyas extraídas de la SuperPop. Tenía la carpeta de clase forrada con su imagen. Tenía todos sus temas dando vueltas en mi cabeza continuamente. Es más, a los 12 ó 13 años, fue la primera música adulta que escuché sin la influencia del tocadiscos de mi padre. No abandoné la música infantil del todo, pero con lo que ahorré de mi paga para chuches me fui a una tienda de música y compré mi primera cinta de música pop. Era, por supuesto ,“Like a Virgin”. Durante mucho tiempo fue mi gran tesoro y aún la conservo.

Por la tele dieron el concierto Madonna en Turín. Lo grabé con mi VHS y lo visioné tantas veces que era la sensación entre mis amigas cuando me pedían que les reprodujera alguna de las coreografías en las merendolas de cumpleaños. Yo vivía Madonna. Ellas todavía lo recuerdan.

Luego cambió su imagen a rubia platino, más cercana a Marilyn Monroe, con la publicación de “True Blue” y eso supuso el principio del fin para mí. Todavía seguí siendo su fan mucho tiempo pero eso y mi propio proceso de maduración hizo que poco a poco fuera bajando en la escala de mis prioridades vitales.

Hoy queda poco de esa admiración. Ya es un símbolo demasiado manido, hasta pasado de moda y ya no me interesa más que en lo anecdótico, pero recuerdo esa época de mi vida con viveza, con una pasión que después he repetido pocas veces con otros ídolos que no se lo merecían. Pero Madonna siempre estará ligada a mi adolescencia y mis ganas de crecer demasiado deprisa. Lo que no pensé entonces es que eso ya no tenía vuelta atrás.

Como recuerdo, y tras este nostálgico suspiro, la película más icónica de su incursión cinematográfica: “Buscando a Susan desesperadamente”. Fue un pelotazo en su momento aunque casi nadie pueda decirte de qué iba. Lo mejor, claro, era su banda sonora y sobre todo el tema “Into the Groove”. Sigue siendo un temazo llenapistas.

Anabelj
TodoMúsicayMás

Retrocedemos las agujas del tiempo 33 años.
Into the Groove, 1984. Like a Virgin

Comments (0)

write a comment

Comment
Name E-mail Website

A %d blogueros les gusta esto: