Shinova en Gijón

Crónica de Shinova en el Metrópoli Gijón, derrochando emoción

Todos los veranos, aprovechando que nos desplazamos por vacaciones, optamos por ampliar nuestra geografía musical y enterarnos de conciertos o festivales interesantes que pueda haber en nuestro entorno. El año pasado os hablamos del festival Las Músicas de Avilés, extraordinario concierto de Ángel Stanich y sobre todo, Love of Lesbian. Este año también teníamos previsto asistir, si nos cuadraban fechas, pero (ya sabéis lo que vamos a decir) el coronavirus ha hecho acto de presencia, y lo ha mandado todo al traste. Mucho nos temíamos que este año nos quedábamos sin conciertos, pero el Metrópoli Gijón y otros osados promotores, han decidido reinventarse antes que suspender.

Como a veces los astros se alinean a favor, vimos que nos cuadraba perfectamente este concierto y, aunque hemos tenido que esperar todo el verano a este momento, el de nuestro primer concierto en varios meses, ha sido para ver a nuestros amados Shinova. La cita fue ayer jueves 27 de agosto, en la plaza de toros El Bibio de Gijón. Se presentaron puntuales y deseosos de actuar, tal y como nos dijeron, en uno de los momentos más especiales en su carrera, por ser su primer concierto en 6 meses. Revisando sus redes sociales, tenían previsto uno en una localidad de Jaén, pero se suspendió en el último momento, tanto que ellos ya estaban allí. Todo el público estábamos sentados en sillas plegables y con mascarilla. Tuvo que ser verdaderamente raro actuar así… de hecho, esperé la “palabra” pero, muy elegantemente la evitaron, hablando de emoción y reivindicando que la cultura es segura, cosa que desde aquí apoyamos fírmemente.

Entrando ya en lo musical, fue un concierto bastante breve (1h y 10 minutos escasos), pero no le faltó ninguno de los grandes temas del grupo. Sí que lo hicieron un poco acústico (aunque tendría que haber ido a algún concierto suyo pre-pandémico para afirmarlo), por ejemplo, Cartas de Navegación es un tema con mucha fuerza y se me quedó un poco relajado por este giro. Porque, queridos Shinova y grupos en general, aunque estemos sentados y sentadas en sillas, queremos cañita brava, que nosotras también llevamos meses sin escuchar música en vivo.

Lo mejor es la maravillosa voz de Gabriel de la Rosa, que es una delicia escucharla en disco, cuanto más en directo, además de sus reflexiones, y que el grupo suena fantásticamente. Personalmente, me gusta que en los conciertos alguien del grupo hable al público entre canciones porque ahí estamos, no somos digitales, y de paso, lo agradecemos con aplausos.

A pesar de que no se llenó, se creó un bonito ambiente en el que sentí que toda la gente que asistimos, estábamos porque nos encanta este grupo, y se lo queríamos demostrar. Abrieron con Palabras, y aunque no recuerdo el orden, allí sonó El Álbum, En el Otro Extremo, momentazo de Expectativas y Espejismos, la ya mencionada Cartas de Navegación, Volver, Niña Kamikaze, Doce Meses, Qué Casualidad, y las esperadas Mirlo Blanco (que Gabriel interrumpió para reivindicar que la cultura es segura) e Ídolos, con la que cerraron a modo de broche de oro. Además, anunciaron que han aprovechado los dos últimos meses para preparar un nuevo álbum, del que no nos contaron nada más que sonaba muy bonito…

Fue un precioso concierto en el que sólo nos faltó poder saltar y bailar, y que ni la pertinaz lluvia que empezó a caer deslució. Shinova, espero que nos volvamos a ver pronto. Estaremos muy pendientes.

*** Pedimos disculpas por la calidad de la imagen, pero no nos podíamos aproximar más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.