Archivo por meses: abril 2019

Cartel del Gijón Sound Festival

Crónica de La Casa Azul, Morgan y Yelle en el Gijón Sound Festival

La Casa Azul en el Gijón Sound Festival

El sábado 6 de abril fue el día central del Gijón Sound Festival. Entre otros eventos programados, el acto central era el concierto de MORGAN y LA CASA AZUL en la carpa Mahou de la plaza del Ayuntamiento. Tenía muchas ganas de asistir a algún concierto de LA CASA AZUL desde hace tiempo. El año pasado estuve a punto de verlo en el festival MAZ de Basauri, pero al final no pudo ser… Una vez visto puedo decir que el espectáculo mereció la pena; esta vez sí que más vale tarde que nunca.

No conocía a MORGAN, aunque se que es un grupo que está en alza. Su nombre empieza a aparecer en los carteles de diversos festivales, lo que significa es que este grupo interesa. Lo que escuchamos de ellos fue interesante. Muy volcados hacia el blues, con una gran voz para este género de la cantante y teclista, otros temas eran de pop suave con toques de rock. El público estaba encantado y se sabía sus temas, al menos los que eran en castellano. Después he escuchado su disco Air y me ha gustado, aunque es para momentos de calma.

Después del cambio de cables, el equipo de LA CASA AZUL realizó el montaje de la escenografía en tiempo récord, teniendo en cuenta que no sólo había cambio de cables e instrumentos, sino que pusieron unos paneles negros, encima de los cuales estaban dos de los miembros del grupo. Cuando empezó el concierto nos dimos cuenta que esos paneles eran pantallas, y el efecto era completamente diferente al concierto de cualquier otro artista. Si acaso, se parecía al concierto de Pet Shop Boys al que asistimos hace 3 años.

Todo el concierto de LA CASA AZUL se apoya en el videoarte con lo que te mete en la atmósfera que ha creado Guille Milkyway para todos nosotros. La sincronización era perfecta. Esto se notó sobre todo con el tema Esta noche sólo cantan para mi, en el que se proyectaban imágenes de cantantes de todas las épocas, sobre todo de Blossom Dearie y Nina Simone, de las que habla en el estribillo. Como anécdota decir que cuando acabó el tema yo dije “Qué guay!” y seguidamente Guille Milkyway dijo exactamente lo mismo… Y es que es cierto, fue muy guay. En otros momentos, proyectó imágenes de dibujos animados típicos de los 80 (Mazinger Z, He-Man…) o anuncios de TV de los años 60-70-80. Todo muy evocador y pop.

Vídeoarte y referencias pop en La Casa Azul

En cuanto a las canciones, yo siempre me fijo en el tema con el que abren el concierto. Algunas veces estoy de acuerdo y otras creo que tendrían que haber utilizado otro. En este caso para mi fue el tema perfecto con el que abrir: El momento, uno de los temas incluidos en su último álbum La Gran Esfera. Cuanto más lo escucho, más me gusta, no se qué tiene… En general todo el álbum está genial. También incluye uno de mis temas favoritos de LA CASA AZUL que es Podría ser peor, que lo cantó a mitad de concierto. Y hacia el final La Revolución Sexual, por supuesto, que debe ser el tema más conocido de los barceloneses.

Lo que transmite LA CASA AZUL son sensaciones contradictorias. Por un lado, el buen rollo que transmiten sus ritmos que podrían ser simplemente de entretenimiento y por otro lado el cataclismo que suponen alguna de sus letras, por ejemplo de los dos temas antes mencionados Podría ser peor y El Momento, sobre el momento que te das cuenta del fin de la relación. Esto lo ha contado Guille Milkyway en alguna entrevista, que le apetecía hablar de temas negativos envueltos en las melodías de luz y color típicas de LA CASA AZUL.

Una actuación fabulosa.

Yelle Club Party

Yelle Club Party en la Sala Albéniz

El Gijón Sound continuó en la Sala Albeniz con un trío de djs, o eso creíamos por lo menos. El primero era Adolfo Sputnik, del que no puedo hablar porque no llegamos a tiempo para su actuación. En tercer lugar pinchó Guille Milkyway con temas muy bailables pero algo tranquis para estar de fiesta. Como ya hemos hablado de él y LA CASA AZUL largo y tendido antes, ahora nos vamos a centrar en YELLE.

Como digo, esperábamos una dj pero nos encontramos un concierto. YELLE en realidad, es cantante y estaba acompañada de un dj y un percusionista. Entre los tres hacían música de baile con letras en francés con muchas ganas de animar al público y meternos en su fiesta. YELLE se animó incluso a decir unas palabras en español. Ella bailaba muchísimo, no paraba por todo el escenario y sus acompañantes también tenían temas coreografiados. Sonaban muy bien, la voz de YELLE encajaba perfectamente en este estilo y todos estábamos encantados de asistir a este inesperado concierto. Su último disco es Completement Fou y recomiendo escucharlo, sobre todo su tema homónimo.

Y ya para terminar, decir que ha sido mi primera vez en el Gijón Sound Festival, y que tenía muchas ganas de vivirlo. Me he perdido muchas cosas interesantes, como ocurre en todos los festivales (Rozalén, Rufus Wainwright por mencionar algunos…), pero estoy muy contenta con lo que no me he perdido. A pesar de salir un día muy lluvioso, la gente de Gijón y visitantes ha respondido muy bien al festival y está calando en la ciudad, permitidme la licencia. J Es un festival que va en ascenso y promete darnos grandes momentos en próximas ediciones.

Cartel del Beratu Jaialdia

Crónica del festival Beratu (Oñati, Gipuzkoa)

Supe de Beratu Jaialdia por las RRSS de Atom Rhumba. Hace tiempo que quería volver a verlos en concierto. Los había visto hace 10 años, tras la publicación de ”Amateur Universes” en un concierto inolvidable en el Kafe Antzokia que supuso una catarsis para mi. Tras parones por su parte y la mía, vi una magnífica oportunidad en este joven festival para ponernos al día para ver si la magia continúa.

Empezaré comentando que esta ha sido mi primera experiencia en un festival pequeño. He estado varias veces en el gran Bilbao BBK Live y en Derrame Rock, de formato mediano. No tienen nada que ver. Según El Diario Vasco, el Beratu es un festival en el que se pierden las distancias. Y es cierto. La sala Gazteleku es un lugar polivalente que a veces se viste de sala de conciertos. Está más que decente, es un espacio pequeño pero su escenario es igual o mayor que el del Kafe Antzokia de Bilbao.

Yo me uní al festival el sábado cuya programación era Elena Setiem, Vulk! Y Atom Rhumba, como grupo central del evento. Me perdí a Ainara LeGardon, a quien también tengo ganas de ver algún día… El domingo actuó Mohama Saz en un concierto gratuito en el maravilloso jardín Lazarraga, recuperado para el disfrute de oñatiarras, y aunque en la programación también estaba Trakamatraka con actividades infantiles, no logré encontrarlos por ningún lado. Tal vez por el cambio horario…

Elena Setiem en su universo intimista

No conocía a Elena Setiem. Nos mostró su universo intimista acompañada de un batería y un teclado. Sus temas eran más bien tranquilos aunque hubo uno que me gustó mucho. No me preguntéis cual. Le tocó la siempre difícil tarea de recibir a un público más bien frío.

Vulk! actuando de cara al público

Tras el parón por cambio de cables, actuó Vulk! Tampoco los conocía aunque su nombre empieza a verse bastante por entornos de festivales específicos. Su puesta en escena post-punk, según Binaural, es toda una declaración de intenciones. El cantante prácticamente cantó de espaldas al público todo el recital, el bajo parecía querer apalizarnos, el batería estuvo a punto de perder el instrumento de tanto aporrerarlo, el guitarra parecía el hijo malo de Bárcenas, no encajaba demasiado pero era quien llevaba el peso de las melodías. En definitiva, fue todo un chute de energía como para entrar en trance desde el primer tema hasta el último. Me gustaron bastante.

Atom Rhumba tras sus problemas técnicos y el batería de Vulk! observando atentamente

Nuevo parón por cambio de cables que se alargó más de lo que debía por problemas técnicos. Y por fin llegó Atom Rhumba. En realidad, los problemas técnicos se alargaron prácticamente todo el concierto. El de la guitarra eléctrica tras pelearse con cables y switches, desesperado de la vida, los apaleó hasta quedarse a gusto. A lo cual Rober anunció que a partir del día siguiente estarían a la venta en Wallapop 😀

Iñigo también tuvo su sesión de cableado inesperado con el teclado. Y Rober rompió la cuerda de una guitarra y luego, no se arreglaba con la otra que había traído. En general, la experiencia que tienen hizo que se relajaran demasiado sobre el escenario y fueron algo más informales de lo que yo esperaba.

También tengo que decir que parte de su repertorio fue de su último disco que no me ha gustado demasiado. Me sigo quedando con Amateur Universes. Por fin llegaron dos de los tres temas que yo esperaba: Clock House y Home Made Prozac. Pero dónde se quedó MR EVERYWHERE???

Para resumir: Mereció la pena? En mi opinión sí, porque tienen algunos temas tan potentes que sólo por oírlos en directo compensa.

Me aburrí? Pues la verdad es que un poco…

Mohama Saz contagiando buen rollo

La sorpresa más agradable llegó con Mohama Saz. El domingo salimos buscando las actividades infantiles del festival y no las encontramos. Con lo que sí nos topamos fue con el concierto gratuito de Mohama Saz, que me gustó mucho. Primero porque era gratuito, segundo porque el entorno era maravilloso, y tercero porque sonaban muy bien, la verdad. Después del rock de actitud de la noche anterior, un poco de música folklórica y psicodélica actual cambiaba la energía totalmente al buenrollismo. Allí había gente de todas las edades, muchos niños y niñas (*) que no podían resistirse al dulce ritmo de sabor árabe o suramericano, dependiendo del tema. También fue como un trance, aunque en general toda la música en directo lo es.

(*) Aquí quiero hacer una reivindicación para que se tenga en cuenta a niños y niñas que no sólo les gusta los Cantajuegos. También les gusta el pop, el rock y la cultura musical me parece importante. Yo la recibí desde pequeña y no entiendo por qué no se puede solucionar que puedan acceder a un concierto por el hecho de que se venda alcohol. Soluciónenlo, por favor.

Para terminar, diré que el festival Beratu es un festival joven que tiene que seguir creciendo.

Lo mejor: l

  • os precios asequibles, la música en la calle, las propuestas de grupos, que los festivales no sólo se den de las grandes urbes…

Lo peor:

  • le faltan contenidos: haría falta más conciertos y actividad en la calle, pasacalles, etc.. El pueblo hacía su vida al margen del festival y habría que empapar a los habitantes de música y cultura. Se que puede ser por falta de presupuesto, pero vale más concentrarlo en menos días y que sea más potente. Es mi opinión.
  • Incluir actividades para niños y niñas está genial, pero deberían estar muy fáciles de encontrar. Y durar más tiempo. Implicar a los peques es implicar a los adultos.
  • Tampoco ayuda que la web del festival no estuviese actualizada, aunque iban informando puntualmente por RRSS.

El festival Beratu tiene futuro si se cuida. Esperemos que no se pierda entre el papeleo de presupuestos y pocos apoyos para sacarlo adelante…

Anabelj – todomúsicaymas.es